Boda organizada por Entre Tonos Pastel

Andrea & Edgar

La diferencia entre disfrutar de la boda o sufrirla. Lo mejor que pudimos hacer

Nos casamos el pasado 6 de julio de 2019. En nuestro caso, no teníamos claro si coger o no una wedding planner porque “nos gustaba decidir los detalles y disfrutar de la planificación”. (Pensamiento inicial ^^’)

Tras informarnos mucho por internet, ver opiniones y rankings, decidimos reunirnos con Claudia. Su pasión y meticulosidad por y con lo que hacía nos encantó. Vimos que era muy prudente y que se adaptaba tanto a los ritmos como a los gustos de cada pareja, recomendando sin imponer el estilo, pero guiando en todo momento y cuidando todos los timmings y detalles. NOS ENCANTÓ.

Decidimos invertir en la figura de la la wedding planner y en seguida vimos lo equivocados que estábamos en nuestro pensamiento inicial. ¡SUERTE QUE LA COGIMOS! Es la diferencia entre sufrir el proceso de la boda o disfrutarlo al máximo. Hicimos todo lo que quisimos, nos involucramos hasta donde no pudimos, y allí estaba Claudia, para encargarse de las partes o gestiones menos agradecidas. Nos guió con los plazos, con tiempo suficiente para que dos personas tan desastres y ocupadas como nosotros no nos sintiéramos agobiadas en ningún momento. Además, nos dio muy buenos consejos de aspectos de una boda que son importantes y que pasan desapercibidos hasta que no los vives. Es un cielo, se ilusionaba con nosotros y ha compartido momentos en una etapa tan importante que se ha convertido en algo más que una wedding planner 🙂

Sobra decir que el día de la boda ES BASICO tener una wedding planner para poder centrarte en disfrutar y que todo salga rodado, a buen ritmo, esté todo atado y perfecto. ¡Creedme, Claudia lo tiene TODO CONTROLADO!

El precio es bueno. Y lo más importante. ES EL QUE ES. ¿Que quiero decir con esto? Estamos en una edad donde muchos amigos nos estamos casando a la vez y no estamos encontrando wedding planners que quizás son “más baratas” pero añaden comisiones a las gestiones que hacen con los proveedores y al final salen más caras. Claudia no trabaja con comisiones, y a nosotros nos compensó con creces saber donde iba nuestro dinero y tener esa tranquilidad.

Sin lugar a dudas, ha sido de las mejores inversiones que hemos echo en nuestra boda. ¡¡¡¡NO OS LO PENSÉIS!!!!

Vídeo: Blanc by Liten / Fotografía: Wonderful days photo

La mejor forma de empezar es conocernos.

¿Hablamos?

Menú